EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS

EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS
¿CUÁL ES EL JUGUETE DE TUS SUEÑOS?

sábado, 11 de mayo de 2013

MIS AMIGOS Y STAR WARS EN DALLAS


LAS TRES FIGURAS, EL CHICLE Y LA CAMISETA DE STAR WARS


La verdad es que tengo unos amigos estupendos. Derrochan cariño y se nota que me quieren. No menos que yo a ellos, eso sí. Hay pocas sensaciones mejores que sentirse querido. Quererme tiene su dificultad porque aunque no me considero complicado, sí tengo manías y hobbies extraños de los que presumo y casi exijo que se me escuche… ellos, mis amigos, lo saben y siempre ponen su mejor cara cuando hablo de tanques, uniformes, maquetas, madelman… y sobre todo de Star Wars. Uno de estos amigos viajó por trabajo a Dallas hace pocas semanas y a su vuelta nos vimos. Mi gran sorpresa fue cuando me dijo: Toma, esto es para ti. Y me dio una bolsa.

Mi imaginación intentaba adivinar qué sería: un gran gorro vaquero, una camisa de “I love Dallas”, un camafeo de un búfalo… pero no era nada de eso (menos mal) Eran 3 figuras de Star Wars, de las que me faltan, un chicle de Darth Vader del 83, sin masticar (menos mal también) y una camiseta de la tienda donde los adquirió. Eso es un amigo. Y no lo digo por lo que le costó ni por traerme algo de USA ( que siempre gusta) Lo digo por el interés y la pasión que ha derrochado para que me sienta feliz. 

Imaginaros la situación: esta persona tiene tres hijos y se va de viaje a Dallas una semana, donde habrá tenido reuniones, convenciones, algún que otro congreso y citas con clientes. Estoy seguro, conociéndole, que unos días antes habrá buscado tiendas de juguetes vintage  especializadas en Star Wars. Quizás restando tiempo a preparar sus reuniones. Se va a otro continente, se escapa corriendo entre cita y cita de trabajo a la tienda que previamente había encontrado. Posee la información, se preocupa por las figuras que me faltan ( que por cierto cada vez son menos) y me compra tres!  Y nada contento, añade una camiseta del lugar y un chicle de Darth Vader. Mi amigo vuelve corriendo al hotel o a la reunión que le falta, muy satisfecho porque sabe que a mi me va hacer mucha ilusión. Antes de volver a España, aprieta la maleta como puede y viaja en el avión con una sonrisa pensando en la cara que voy a poner  cuando vea sus presentes. ¡Eso es un amigo! La persona que busca la felicidad del otro cueste lo que cueste y siempre (y a él le costaría decir a sus tres hijos que nos les traía nada del país de los vaqueros, porque no cabían en la maleta más figuras…) Y su mujer, mi amiga Esther, ¡una santa! porque aguantar y entender los hobbies de su marido es su obligación, pero los míos…
 
klaatu skiff guard 1983-1986
paploo 1983-1986

r2-d2 sensorscope

Así, que después de secarme las lágrimas de la emoción, empiezo a escribir esta entrada dándome cuenta que estoy hablando más de la amistad (la de mi alrededor) que de figuras de Star Wars o de juguetes de los 80. Pero me da lo mismo, porque lo verdaderamente importante es que tengo amigos. Muchos y buenos. Y sé que me quieren como soy, aunque escriba y hable mucho de juguetes extraños y antiguos que a nadie le importan…(bueno, hay cosas peores) Un amigo es uno que sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere.

¡Gracias Estefan!

chicle + cartas + pegatina

Pd.- La amistad es incondicional y reciproca, como la enemistad. Como dice uno de mis más queridos amigos: Te deseo el doble de lo que tu me deseas a mi. I.E.A. (Ojo, con este mensaje para los que no te quieren) Y yo te digo a ti: Un hermano podrá no ser un amigo, pero un amigo es siempre un hermano.

Pd2.- No se tienen mejores o peores amigos. Se tienen amigos o no se tienen. Conozco gente que no tiene o cree que tiene. Una pena. También oigo, a veces, una frase realmente triste: Tengo pocos amigos, pero buenos. Es triste porque realmente significa: No tengo amigos.

Pd3.- Todos los padrinos/ as de mis hijos son amigos. Lo siento pero sabéis que tenéis la obligación de educarles en una vida acorde con la fe católica y además, regalarles a lo largo de su vida, el mayor número de juguetes.

Alberto Martínez Mora