EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS

EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS
¿CUÁL ES EL JUGUETE DE TUS SUEÑOS?

miércoles, 16 de julio de 2014

Los mejores juegos de piscina



Dejemos por un tiempo los Madelam y los He-Man en el armario y juguemos en la piscina (volveremos a cogerlos pronto)

Hemos comendado en más de una ocasión que los mejores juguetes y juegos surgen de nuestra imaginación. Una figura de acción no es nada si no creamos una buena aventura para ella. Una carrera ciclista de chapas no es posible, si no nos creemos que “Perico Delgado” es la chapa de botella de Fanta raspada mil veces en el suelo. Esto es la imaginación del juego, necesaria e imprescindible para el desarrollo de cualquier niño. ¿Dime a qué jugabas y te diré cómo eres?
Además, si mezclamos amigos, verano y piscina (mar o río) surgen multitud de juegos que permanecen, generación tras generación,  para el disfrute de nuestros hijos, que intentan explicarnos cómo se juega, cuando ya lo sabíamos desde hace 30 años.



Este tipo de juegos reúnen tres condiciones fantásticas: Son sencillos y simples, requieren esfuerzo físico (deporte) y se practican con los padres, hermanos o amigos. De entre los múltiples que existen, hemos querido destacar los siguientes: 

  • El Tiburón: Normalmente papá es un tiburón hambriento (es suficiente poner las manos en forma de aleta y enseñar los dientes) y los niños pequeños peces que huyen de él.
  • La Araña: Un niño sale a pillar al resto, a quien vaya pillando se toman de la mano sin poder soltarse y así se van sumando los pillados hasta que sólo queda uno, que es quien gana
  • Estatuas Patiabiertas: Este suele ser uno que tiene más éxito entre los niños. Se trata de que uno se queda como una estatua con piernas abiertas, mientras los otros pasan buceando entre ellas. Hay varias versiones muy divertidas.
  • El Mago: Un niño es un mago y tiene una bola mágica (la pelota) Al lanzar la pelota ‘toca’ a un niño y lo convierte en su ayudante. Así hasta que quede un sólo niño. También hay muchas versiones de este juego.
  • Tula/Tifus/Tulipán: Típicos juegos de calle, del tipo “pilla-pilla” que se adaptan al agua. En ocasiones se salva a los niños pillados, buceando por debajo de las piernas: “Estatuas Patiabiertas”
  • Cazador de Tesoros: Lanzar un juguete al agua e ir en su busca.
  • Marco Polo: Todos los jugadores están en el agua y hay un niño que es “Marco”. El objetivo del juego es que Marco, estando con los ojos cerrados, encuentre y pille al resto. Para poder encontrarlos “Marco” va nadando y gritando su nombre: ¡Marco!, y los demás jugadores responden ¡Polo! Cuándo los jugadores están fuera del agua dicen: ¡Tierra! Y si es el momento que se tiran a la agua, gritan: ¡Aire!
Lo más importante es que los niños disfruten, se lo pasan bien y aprendan jugando, pero es cierto que el sol, el agua y la tensión propia del juego, hacen una mezcla explosiva y es cultivo para accidentes pequeños y, en otros casos, muy desgraciados y graves. La mejor manera es prevenirlos y estar atentos cada segundo para evitarlos. Os dejamos algunos consejos de prevención,  que no son guías o reglas reguladas, pero que los recomendamos por experiencia y sentido común.  



Consejos de seguridad en las piscinas con niños:       
    Crema de alta protección siempre y cada dos-tres horas. No vale ponerles crema por la mañana y ya está.
     Respetar la digestión. Quizás son exageradas las 2 ó 3 horas que nos decían nuestros padres, pero si lo decían era por algo. Hay que evitar los cambios bruscos de temperatura.
    Deben avisar a los mayores cuando se metan en el agua y cuando salgan.
     Los niños deben estar siempre, pero siempre, acompañados de adultos. Si son los padres mejor, nadie les cuida mejor que los propios padres.
    Los niños que no saben nadar deben usar siempre manguitos, chaleco, flotador, etc. siempre, dentro y fuera de la piscina. Además, estos sistemas de flotación funcionan realmente como quita miedos, y nos dan tiempo de reacción en caso de emergencia, pero no “salvan vidas” automáticamente, por lo que hay que estar todavía más atentos.
    Especial cuidado con los bordillos y escaleras, están mojados y suelen ser muy resbaladizos.
     Mucho cuidado en cómo se lanzan los niños a la piscina. Desde la “bomba” al “Ángel”, es tan divertido como delicado cuando ya se han pasado de vueltas y empiezan a innovar.
    Aunque sea “casi irresistible” empujar, lanzar o tirar a alguien a la piscina no es aconsejable. Tanto una mala caída, como los bordillos son peligrosos.
    No deben jugar nunca a aguadillas. Asuntan e impresionan como mínimo y… no hacen nada de gracia.
    Los hermanos y amigos deben avisar rápidamente si ven que algún niño caído en la piscina o que se ha hecho daño.
     Lo recomendable es que jueguen en la parte de la piscina en la que hacen pie y bien vigilados por los padres, en todo momento.




Disfrutar con vuestro hijos, tanto jugando con ellos como mirando cómo juegan ellos y se divierten. Recordar vuestros veranos (tuvierais piscina o no) cuando os levantabais por la mañana y sólo había tiempo para jugar. 24h. de diversión y juegos (aunque a algunos tuvieran que hacer un par de hojas de “las Cartillas Rubio” o del libro de “Vacaciones Santillana”)

No te canses nunca de jugar con tus hijos.

PD.- ¿Qué suele ser “casa” en los juegos de piscina? Ains! ¡Las escaleras!

Pd2.- ¿Cómo envolvemos a los niños cuando salen de la piscina tiritando y con los labios morados? Pues desde la cabeza a los pies, como si fuera una capa Yedi. Además, los mandamos al sol, al grito de: “No te muevas de ahí, hasta que te seques”

Alberto Martínez