EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS

EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS
¿CUÁL ES EL JUGUETE DE TUS SUEÑOS?

viernes, 22 de agosto de 2014

Customs Playmobil Cómo entrenar a tú Drágon 2



Anonadados dejó a mis hijos y a mí la película COMO ENTRENAR A TU DRAGÓN 2.  Por supuesto, ya nos había encantado la primera parte, pero no imaginaba que esta continuación iba ser tan encantadora e impactante,  repleta de aventuras, humor y acción. 

(- Segundas partes nunca fueron buenas. - Pues yo vi un partido de fútbol y me gustó más la segunda parte, que la primera. UNA NOCHE EN LA ÓPERA)




Tengo que destacar que, particularmente, hay pasajes dramáticos y oscuros que me han recordado al Imperio Contraataca por sus momentos de suspense conmovedor en el argumento y por el dramatismo que proyectan. Quizás más intimista fue la primera película, con la  historia de amistad confidencial que se nos contaba, pero no dudéis que aquí hay tramas y diversión para rato.



Existe una serie de juguetes de Cómo entrenar a tu Dragón de la marca SPIN MASTER http://bit.ly/1z5AdFm Son figuras muy bien realizadas, fieles y articuladas, pero nosotros hemos preferido hacer nuestras propias figuras custom utilizando Playmobil. Quizás no están también trabajadas y sean tan realistas como  las de SPIN MASTER, pero tienen su encanto, y lo que es más importante aún, nos lo hemos pasado pipa realizándolas. Primero buscando información, fotogramas, tráiler y todo lo relacionado con la película, para más tarde empezar a buscar las piezas que mejor reflejaban la vestimenta de los maravillosos protagonista. Sin modestia alguna, creo que han quedado de película.














Disfrutar de las fotos tanto como yo he disfrutado en su realización y un poco menos de como lo harán mis hijos jugando e imaginando terceras y cuartas partes de la saga.








Alberto Martínez


UN SEGUIDOR "MISTERIOSO" HA PATROCINADO LAS CAMISETAS DEL JUGUETE DE MIS SUEÑOS



Diseño fantástico de los cumtoms Star Wars de O.B. 

Muchas gracias desde 

EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS

Mención especial para O. Bragado por el diseño de la imagen de Playstar Wars. Muchas Gracias.

Camisetas para los seguidores y amigos ya sean niños o mayores niños, pronto empezarán los sorteos.






Camisetas para todas las edades






lunes, 18 de agosto de 2014

CUSTOMIZACIÓN RADIO CONTROL DODGE de JYESA

De un Dodge de la Guardia Civil (JYESA) al coche del Sheriff Lobo


RC Funcionando y en perfecto estado.

¡Disfrutar!














ALBERTO MARTINEZ

lunes, 11 de agosto de 2014

¡PESADILLAS!

¿Qué leíamos?


Hay un nuevo colaborador en el blog. Es joven, muy joven quizás para hablar con conocimiento de causa sobre juguetes de los 70 / 80, pero reúne afición, cariño, pasión y amor por lo juguetes. Por ello, hemos permitido, con toda libertad, que escriba su primera entrada. En ella se habla de una colección de libros de los 90, década muy reciente para la mayoría de los fieles seguidores de este blog, pero que, pensándolo fríamente, hablamos de casi 25 años atrás...¡Qué mayores vamos siendo! 

¡Pesadillas! “Temblad muchachos, temblad, qué miedo vais a pasar”.



La imaginación es el juguete más poderoso de la infancia. Si a esa cualidad añadimos todo tipo de monstruos horripilantes, casas encantadas y muñecos diabólicos, obtenemos como resultado la mayor diversión terrorífica.
La lectura es muy importante para los jóvenes y la fantasía de los libros y cuentos es infinita. 

La colección Pesadillas (Goosebumps) escrita por el estadounidense R.L. Stine, significaba para los jóvenes de los 90 el mejor juguete narrativo. Las portadas eran una odisea visual espeluznante; sus colores chillones, goterones de sangre por todas partes, los títulos y aquellas frases de tres o cuatro palabras que desafiaban su lectura con expresiones como: “Vienen a por ti”, “¡Te matará!”, “Entra si te atreves”… de la mano del artista Tim Jacobus. La cubierta trasera incluía una intrigante sinopsis que los hacía irresistibles. Pero sin duda, el máximo atractivo era que brillaban en la oscuridad con colores fluorescentes, por lo que antes de ir a dormir había que asegurarse que estaban bien guardaditos en algún lugar donde no se pudiera cruzar tu mirada, o de lo contrario, te convertías tú en el protagonista de la novela.



Cada libro de los 60 que incluía la serie contaba con alrededor de 150 páginas de muy sencilla lectura. Los protagonistas eran niños o jóvenes que se veían envueltos en situaciones paranormales. Los finales destacaban por los ‘giros’ que presentaban, por lo que raro era ver al protagonista salir bien parado de sus experiencias. En España fueron editados por Ediciones B. Algunas de las publicaciones más populares son: ‘La noche del muñeco viviente’, ‘La sonrisa de la muerte’, ‘Terror en la biblioteca’, ‘El retorno de la momia’ o ‘Sangre de monstruo’.




Como decía la serie de televisión basada en estos mismos libros “Temblad muchachos, temblad, qué miedo vais a pasar”.

PD.- No tenemos autorización del autor para poner su nombre.

PD.- Hay que educar en el gusto, eso es cierto y, los cuentos clásicos siempre nos han parecido muy, muy dulces y repletos de buenos ejemplos. Desde La Cenicienta hasta la Bella Durmiente hemos querido eliminar de la vida real la violencia cotidiana.  ¿Existe violencia en los cuentos clásicos? No sé juzgar, ni quiero, a ver si voy a posicionarme o a ser partidista ... Os pongo algunos ejemplos para que lo meditéis vosotros:

- El cazador de Caperuzita destripa al lobo para sacar de sus entrañas a la Abuelita y a la propia Caperuzita que, minutos antes, habían sido devorados sin piedad.

- Una hermanastra de Cenicienta se amputa los talones para que le entren los zapatos de cristal.

- El ogro de Pulgarcito se come y mastica con placer las cabezas de sus propios hijos, antes de darse cuenta del engaño del simpático protagonista del cuento.

- Maléfica le pide a su sirviente el corazón latiente de Blancanieves como acto de servicio.

- Hansel y Gretel son abandonados por sus padres en el bosque, en el cual hay una bruja que cocina niños y se los come en un guiso estupendo. Los hermanos, que son muy inocentes, tiran a la bruja al fuego y se chamusca poco a poco entre terribles gritos...

PD.- Siendo el pequeño de cuatro hermanos, han pasado por mis manos algunos cuentos, cómics y demás, de muy dudoso y discutible gusto violento y grosero. ¿Queréis comparar y juzgar? ¿Qué es peor o mejor? Sólo tenéis que poner un canal infantil actual en televisión y me contáis.

Alberto Martínez
    

martes, 5 de agosto de 2014

ME DISEÑO MI PROPIO COCHE


Customización de coches slot o carros de combate



¿Has jugado alguna vez al Scalextric? ¿Cuál es tu coche preferido? Si uno de mis hermanos tuviera que responder a estas preguntas, sus repuestas serían: Sí. El carro de combate Tiger I. Sorprendente, pero cierto.

Como el nombre de este blog es el Juguete de mis Sueños, es muy fácil explicar como mi hermano ha llegado a construir el juguete de sus sueños. Primero, porque hace 35 años que juega al Scalextric y, segundo, porque si uno de los juguetes de sus sueños siempre ha sido un tanque teledirigido, ha tenido que fabricárselo. Para ello se requiere un poco de maña, paciencia, documentación y amor incondicional al arte del slot.


En más de una ocasión hemos hablado de esas cualidades innatas en mi familia en transformar, construir y customizar todos aquellos juguetes que imaginamos y no se venden. Viene de antaño. Quizás cada entrada de este blog jamás sea premiada con un Cervantes o un Nobel de Literatura, pero si toca customizar el juguete con el que soñamos es otro cantar. Como todo, la pasión, el esfuerzo y la constancia es la clave. Si pusiéramos el mismo empeño en nuestro trabajo diario, estaríamos deseando levantarnos cada día a las 7 de la mañana para ir a trabajar, a trabajar como nunca, realizando una labor, en nuestro puesto de trabajo, fantástica y de la que estaríamos orgullosos, pero por desgracia esto no ocurre en la mayoría de los casos. ¡Qué pena!



Si hablamos de slot, nos tenemos que remontar a 1912. Sí, habéis leído bien. Era un tren eléctrico que funcionaba suministrando electricidad a unos rieles que hacían de pista. Este sistema era sorprendentemente similar al slot moderno, pero el control de velocidad era un extra opcional. La primera patente de un coche slot data de 1936, con modelos a escalas grandes como la 1/16 ó 1/18. Para guiarlos, los coches eran anclados a un riel central único en el centro de una pista circular, pero no existía un control humano sobre el coche, por lo que era, un hobby mecánico y visual. Hasta la década de los 40 no aparecieron los primeros coches eléctricos controlables. Fue en el año 1957 cuando la empresa Minimodels (UK) convirtió sus coches Scalex a escala 1/30 y 1/32, con mecanismo de cuerda-electricidad, creando la mítica Scalextric, con coches de plástico controlables y con apariencia de coches reales a escala 1/32. En España, EXIN adquirió los derechos en 1962 y de ahí hasta nuestros días, pasando por diferentes empresas, mejoras, tecnologías y nuevos conceptos, pero en esencia, el mismo juguete. 



Una vez que hemos contado algo de la historía de Scalextric y del slot, debería describir cómo se realiza “el coche de tus sueños”, siempre guiado con las palabras expertas de mi hermano, pero no lo voy hacer. Lo siento. No es que no quiera, es que no puedo describiros algo que yo no sé hacer. No os sintáis engañados, porque jamás he dicho que el juguete de mis sueños sea un slot… Ahora, preguntarme por un teniente del ejercito alemán de 1941 de Playmobil. Quizás, os pueda contar algo…



Disfrutar de las fotos.


PD.- Me gustaría recomendaros una tienda que trabaja con cariño y pasión, y eso es muy bueno. Echar un vistazo a slot4ever y ya me contaréis, porque ellos sí que saben.

Alberto Martínez

viernes, 1 de agosto de 2014

LA VERDADERA HISTORIA DE MAZINGER Z



Si les digo que les hablaré de una historia, de gran éxito en los años 70-80, protagonizada por dos profesores, colegas, arqueólogos, que yendo de expedición a una tierra inhóspita, descubren los vestigios de una sorprendente sociedad antigua, y que uno de los dos, traiciona al otro, e intenta matarle para quedarse con el descubrimiento, con la alevósica idea de dominar el mundo… les sonaría, ¿Verdad?



Pues no… éste no es un artículo sobre Indiana Jones.

La historia en realidad, estaba protagonizada por los doctores Hell (Infierno) y Kabuto … Y el descubrimiento, no era un Arca Perdida, sino una tremenda colección de brutos mecánicos, robots gigantes de unos 20m de altura, con poderes devastadores, construidos y armados por una civilización remota pero avanzadísima a su tiempo. Infierno –el malo, cómo no podía ser menos con ese apellido-, acaba matando hasta al apuntador de la expedición, pero lamentará el grave error de dejar con vida a su colega Kabuto –el bueno- que es el único en escapar a la traición del demoniaco arqueólogo.

Y lo lamentará profundamente porque Kabuto, que es un arqueólogo atípico, demuestra ser un científico notable, descubriendo el Japanium –material de una dureza extraordinaria, que en España recibió el nombre de aleación Z-, y un mecánico de los que ya quisiera Alonso en Ferrari; pues inspirado en los brutos mecánicos, se decide a construir otro, que los superará con creces; uno contra uno, dos contra uno, o los que quieran contra uno,… m… para cada uno…

¿A que ahora sí que acertarían?... Claro, me refería a Mazinger Z…

Puños BREKAR de MAZINGER Z años 70


Y soy consciente de que me habrán contestado solamente los cuarentones más talluditos de entre los lectores de este blog -que son legión-, y que lo habrán hecho con vehemencia. Algunos gritando. Otros se habrán puesto a cantar la banda sonora de la serie de dibujos que revolucionó nuestra manera de ver la tele, los dibujos y por qué no decirlo, a los japoneses. Porque ríanse ustedes de Goku y las bolas de dragón: No ha habido una revolución más grande en la animación televisiva como la que protagonizaron Mazinger y Koji.

Mazinger en Tarragona
Hasta entonces, para nosotros, los japoneses eran los de Heidi, Pedro, Marco y Amedio… Sabíamos que eran los malos de las pelis de guerra y los perversos karatekas de las pelis de Bruce lee (leer como suena, “bru-ce-lé-é”).

En aquella época, las series -japonesas o no- eran historietas entrañables protagonizadas por muñequitos simpáticos, como Heidi y Marco, Superratón, Los Picapiedra, Yogui y Bubú, Tom y Jerry, la Abeja Maya y demás… ¿Quién iba a pensar que en los dibujos de la tele pudieran sacudirse estopa hasta la aniquilación del rival? Sólo hay que pensar que de los 93 episodios de la serie, en España se emitieron solamente 33, por las protestas de muchos padres (¿No se enteraron antes?) acerca de la violencia de los capítulos, cosa prácticamente inédita hasta la fecha. Y que la serie, fue la precursora de otras míticas. Por un lado, las que siguieron la estética de Koji, el joven conductor de Mazinger y nieto del científico Kabuto, enfundado en su ajustadísimo mono de cuero rojo, y casco ultrafashion, que inspiró a los Caballeros del Zodiaco, los Power Ranger o el Comando G… y las que se inspiraron en el robot; sin duda, el padre del genero “Mecha” –el de los grandes ingenios mecánicos- como Robotech, los Transformers, y últimamente Pacific Rim, que han sido los “hijos” deudores del androide gigante de japanium.

Hasta tan hondo nos llegó el robot que podía controlar “el terror y la maldad”, que los frikis, 40 años después, somos legión, y aún hoy en día se venden figuritas carísimas –“¡no son para jugar!”, dice el de la tienda- para adornar nuestros despachos y estanterías de adultos. Y en Tarragona, un seguidor, ha llegado a construir un Mazinger a tamaño natural (18m de altura) para solaz y peregrinación de los enfermos del mitomanismo manga.

La historia, como prácticamente todas las series japonesas de animación, nació en las páginas de los manga. Y el éxito de la versión de tinta en la revista Shukan Johen, permitió su traslado a las 625 líneas (a la tele, vamos).

El cómic, también llegó a nuestras fronteras. Hasta 6 volúmenes en tapa dura. Con el formato de los Axtérix y Tintín, pero no con tanto éxito. Le siguieron los cromos, que solían acompañar a cualquier serie de éxito de la época en los sábados televisivos. Y los pastelitos de Panrico, regalaron unos cromos troquelados, que había que chupar bien para eliminar los resquicios de chocolate, y doblarle las pestañitas de abajo para ponerlos de pie y poder jugar con ellos.







El producto estrella, sin embargo, fueron los puños de Mazinger, que accionados con una goma elástica interior, permitían la eyección contra los infelices compañeros de clase que no tenían la suerte de haberlos conseguido. Se acompañaba el disparo con la frase de la serie, “¡¡¡Puños fuera!!!” a grito pelado, que acentuaba mucho más si cabe, la rabiña y el resentimiento de la victima, y la posibilidad que ésta se rebotarse y pusiera al valiente a merendar tierra con toda la razón del mundo… Y es que ya se sabía, que los puños nunca fueron el arma definitiva de Mazinger, que solía vencer, tras sufrir no pocos guantazos, cuando accionaba el “fuego de pecho”.



Sí, el original ... lo que jugué con él. En ves de puños tenía cohetes
Para los curiosos decir que el final de Mazinger Z, fue de lo más cruel, y que con el robot prácticamente hecho puré, aparece para salvarle, su sucesor Gran Mazinger, que le pasa en altura, materiales (superjapanium) y armamento, dejándole a la altura del betún. Y para más INRI, este nuevo gigantón, parecerá un enanito a lado de la versión definitiva, años después, llamada Mazinkaiser.

PD.- Tan bien escrita está la entrada que no es mía... Es de nuestro colaborador misterioso que, de vez en cuando, nos deleita con su sabiduría en juguetes, tebeos y comics. Algún día le quitaremos su antifaz  y sabremos quién es. Mientras, darte las gracias por compartir y recordarnos nuestros recuerdos de la infancia preferidos. Gracias

Alberto Martínez