EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS

EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS
¿CUÁL ES EL JUGUETE DE TUS SUEÑOS?

viernes, 20 de mayo de 2016

CUSTOMIZAR Y DESCALAR TODO ES COMENZAR



  • Parte I Modelismo: Desescalado y customizado.
  • Parte II Modelismo: Ejemplos de desescalado en carros de combate. Obra de Juan Carlos Martínez.

Parte I Modelismo: Desescalado y customizado.

Primero deberíamos explicar qué es desescalar en modelismo o en cualquier rama de pretecnología, palabra que curiosamente no existe en el diccionario (pero era una asignatura en la EGB) que quiere decir manualidades o plástica. Desescalar es simplemente mezclar escalas en cualquier objeto escalado. Aunque no nos diéramos cuenta muchísimos juguetes de nuestra infancia y actuales están desescalados. En el “tanque” de Geyperman no entraba el Geyperman, pero era idóneo como tanqueta para los Madelman. Si estos últimos en su versión pirata tuvieran que surcar un río en su balsa (cañón incluido) me temo mucho que se hundirían a pocos metros. Ya no hablemos de helicópteros, animales, armas, etc. Muchísimos juguetes están desescalados. Entonces, ¿qué gracia tiene desescalar en modelismo?  Pues precisamente porque es una paradoja. Un chasis de un carro de combate de 1/35 con una torreta de 1/42 puede resultar bastante interesante. Además, por exigencias del guion puede ser obligatorio, como por ejemplo ocurre en los juegos de Warhammer. Tanque, hombre, caballo y cañón conviven en el mismo mundo en escalas diferentes. Un mundo totalmente desescalado a propósito.

Seguir las instrucciones y 
hacer la maqueta tal y como se indica es aburrido.

Tanque Geyperman para Madelman
http://www.madelmanyfigurasdeaccion.com/viewtopic.php?f=47&t=4682
Figura de plastilina de 1cm sin piernas. (40 años)
Desescalar es una herramienta perfecta para el profesional de la customización porque le permite jugar a diseñador, ingeniero e inventor. Nosotros mismos nos hemos convertido sin querer en unos “Customizadores descaladores” magníficos, aunque nos falte humildad en decirlo. Debemos dar las gracias a Juan Carlos Martínez que hace unos 35 años nos enseñó a customizar y desescalar, primero con plastilina y luego con maquetas. Gracias. En la parte II de esta entrada veremos cómo han evolucionado sus creaciones, carros de combate, en diseño técnica e imaginación.

La customización y desescalado es una obra de arte y una pieza única donde el artista puede poner y quitar como mejor le parezca.




La acción de desescalar puede haber nacido en el propio modelismo, en las maquetas. Personalmente a mí me han marcado desde que, en la niñez, mis hermanos se introdujeron en la afición de construir maquetas. De ahí salté a la militaría y customización, hasta llegar a coleccionar juguetes.

Escalando con desescalado.
Una maqueta es una representación tridimensional de una persona, objeto o lugar, que puede ser real o fantástico. Su origen, según cuentan, se remonta a las grandes obras de ingeniería, civiles o bélicas, como apoyo a los proyectos. Pero, ¿desde cuándo una maqueta es un juguete? Más o menos desde el término de la Segunda Guerra Mundial, cuando se crearon vehículos militares a escala para adultos. Como casi siempre que surge algo nuevo, las primeras décadas del maquetismo se dedicó a los adultos, pasando después a los pequeños de la casa. Debemos tener en cuenta que, en paralelo, ya existían los soldaditos de plomo, muy utilizados años atrás por Napoleón y, si nos remontamos mucho más atrás, los Guerreros de Terracota, por ejemplo, pero este es otro cantar y muy lejano.

Lo maravilloso de la customización y desescalado es que pueden hacer realidad cualquier sueño. No hay normas, como ocurre siempre en el arte, y se pueden hacer tan realistas o tan fantasiosas como quiera cada uno. No existen criterios objetivos para clasificar las maquetas como buenas o malas, todo depende de la intención y el disfrute de su creador.

La customización y desescalado es una obra de arte y una pieza única donde el artista puede poner y quitar como mejor le parezca, con sus conocimientos y habilidad. Esto es, por una parte, la customización, saltarse las reglas del modelismo tradicional como el realismo absoluto, ceñirse al tema, buscar la perfección, etc. Lo que verdaderamente cuenta es la diversión del autor. Mis hermanos mayores, de los que he hablado varias veces, se divierten en sus talleres haciendo mil inventos, creando nuevos aviones, ingeniando nuevos coches, diseñando nuevos carros de combate de ejércitos imaginarios. Esta es la galanura, diversión y flexibilidad del desescalado y la customización. Seguir las normas, las instrucciones y hacer la maqueta tal y como se indica es aburrido.



Llega un momento que ya no compramos objetos, compramos posibilidades.

PD.- Seguiremos en Parte II Modelismo: ejemplos de desescalado en carros de combate. Obra de Juan Carlos Martínez.
PD 2.- Las primeras figuras desescaladas y customizadas que recuerdo se inventaron en mi casa hace 20 años. Realizadas en plastilina con 1cm. de alto y sin piernas para que se mantuvieran en pie, además incorporaban complementos de maquetas de 1/72 y 1/35. 


AMM
EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS